Sábado 21 de Julio de 2018   |   Un día como hoy...

Partido de Gral. Pinto | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Nación | Sociedad

06-04-2017 - OPINIÓN
Mujeres Pinto contra el olvido



Escribe: Mujeres por la Equidad de Género de General Pinto y Abiertamente Feministas.

Frente al llamativo silencio del 24 de marzo por parte del gobierno municipal local en el Día de la Memoria, desde Mujeres por la Equidad de Género de General Pinto y Abiertamente Feministas queremos compartir nuestro análisis surgido a partir de la actividad realizada en dicha fecha y de la posterior puesta en común.
Nuestro objetivo es marcar las continuidades que aún persisten de ese período nefasto.
Trabajar el pasado para comprender el presente se convierte en una tarea fundamental puesto que reconstruir nuestra memoria brinda muchas herramientas para el análisis actual. Esa construcción nos hace saber de dónde venimos y hacia dónde vamos, considerando este proceso como parte de la realidad y nos permite reconocer que muchas de las políticas actuales son el desenlace de un proceso previo.
Reflexionar acerca de este proceso nos invita a pensar qué significó la dictadura; cuál era su objetivo; cómo pasó, para no cometer el error de dejarla circunscripta a un determinado período histórico ajustado tajantemente a una porción definida de tiempo; y el porqué del disciplinamiento social realizado a través del terrorismo de estado.
Recordemos que la reacción represiva comenzó durante el anterior gobierno peronista a través de la policía y la Alianza Anticomunista Argentina (la triple A). Los movimientos revolucionarios venían creciendo a partir de la década anterior y ejemplo de ello son el Cordobazo, el Rosariazo, el Viborazo. Muchas trabajadoras, trabajadores, estudiantes, militantes cuestionaban el injusto orden capitalista, patriarcal, católico y colonial imperante en Argentina y pugnaban por producir un cambio. La reacción conservadora comenzó a crecer dentro de los partidos del régimen y los sectores liberales y católicos se instalaron en el poder del gobierno peronista.
En este contexto se llega al 24 de marzo de 1976 con la clara finalidad de cortar los lazos sociales entre los sectores oprimidos que cuestionaban la estructura de dominación. Esa represión buscó disciplinar también todos los cuerpos rebeldes, recayendo con toda su furia en las mujeres subversivas, prostitutas, gays y lesbianas. Había que asegurar la continuidad de la sociedad occidental y cristiana a costa de todas y todos los disidentes. Por eso decimos fue genocidio, porque se buscó expresamente el exterminio del pueblo rebelde dentro del pueblo argentino. No fueron excesos, fue una práctica criminal planificada y organizada para que desaparezca todo pensamiento crítico y así crear la ficción de un pensamiento nacional único.
Y desde ahí marcamos las líneas de continuidad hasta el presente. Esos intentos continúan. Continúan a través del gatillo fácil y la violencia policial.
Continúan a través del mantenimiento del pensamiento dominante como pensamiento único.
Continúan a través de la alianza entre empresarios, políticos, iglesia y policía.
Continúa a través de un sistema económico que muta pero no desaparece, adaptándose según las presiones populares en capitalismo blando y populista para evitar rebeliones como pasó posteriormente a los levantamientos del 2001 que nuevamente pusieron en jaque al sistema y que impusieron la derogación de las leyes de impunidad del gobierno alfonsinista y menemista, obligando al estado a no olvidar el genocidio. Los derechos conquistados en la etapa posterior al 2001 fueron fruto de esas luchas sociales y no regalos del gobierno kirchnerista, lo mismo que las conquistas sociales. Cuando los sectores populares se encontraron menos movilizados y cooptados por la ideología dominante, volvió el capitalismo duro del actual gobierno macrista, aplicando ajustes al pueblo trabajador para hacer la mayor captura de ganancias posible por parte de la clase dirigente empresarial. El endurecimiento con los docentes es un claro ejemplo de disciplinar a las y los trabajadores.
Otra línea de continuidad es la persecución a lxs pobres, lxs jóvenes y las mujeres, cómo las reprimidas después de la marcha del 8 de marzo y antes de esa marcha cuando pintaban las convocatorias.
Los genocidios continúan con las muertes en las comunidades aborígenes y la persecución a lxs trans.
Las represiones a las protestas por violaciones a los DDHH, laborales y ambientales son crecientes tanto por parte del gobierno nacional como de los gobernadores, especialmente Vidal, Urtubey, Gioja y Alicia Kirchner.
Por todo esto rememoramos la historia de los y las vencidas durante el período militar y esta derrota nos interpela hasta el día de hoy a quienes seguimos cuestionando las estructuras de dominación y levantamos la bandera de lxs 30000.







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As. / Tel. 02355-15456819 / 15472401
Edición N° 2947 - Registro de Propiedad: 5314520 - lacalledepinto@yahoo.com.ar