Domingo 24 de Octubre de 2021   |   Un día como hoy...

Partido de Gral. Pinto | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Nación | Sociedad

14-11-2019 - OPINIÓN
Operación desgaste



Por Enrique Minervino.

La prensa adicta que llevó al poder a Mauricio Macri, y que hizo todo lo posible para que siguiera en el gobierno a partir de 2019, luego de la derrota de su candidato, ya empezó su trabajo de desgaste con el nuevo gobierno electo por la ciudadanía. Con el grupo Clarín como abanderado, la llamada “prensa hegemónica” no esperó a la asunción del nuevo elenco gobernante para iniciar el proceso de esmerilamiento del mismo, sino que ya lo está haciendo a través de sus voceros.
Una de las primeras estrategias que el poder mediático utiliza es la deslegitimación del gobierno elegido por el 48% de los argentinos. ¿Cómo lo hace? A partir de impulsar la idea de que los 8 puntos de diferencia “no son nada”. Esta idea fue llevada al extremo por el periodista ultramacrista Luis Majul, para quien el resultado de la elección fue ¡un empate técnico! Muy suelto de cuerpo, llegó a decir por la pantalla de América, otro de los medios cómplices para que Macri llegue al gobierno, que “el gobierno perdió, pero ganó”, al mismo tiempo que se preguntaba si Alberto Fernández en realidad había ganado. Lo expresado por Majul es ridículo, y él lo sabe. Pero se inscribe en la estrategia de deslegitimar el triunfo del Frente de Todos que la prensa servil de la derecha argentina tiene planeado desarrollar como primer paso para desgastar al gobierno popular desde antes que se instale en el poder el próximo 10 de diciembre.
Otra de las estrategias de la derecha mediática contra el nuevo gobierno electo, es “fabricar” divisiones internas en el Frente de Todos. Están desesperados por ver alguna fisura entre lo que ellos llaman el “albertismo” y el “cristinismo”. O aluden al supuesto poder oculto de “La Cámpora”, que ya intentaron mostrar cuando se armaron las listas del FDT.
Durante el festejo del 27 de octubre a la noche, el periodismo macrista se refirió a la “cara de Massa” y a un supuesto “ninguneo” a su figura por parte del “cristinismo” y de “La Cámpora”. También dijeron que Cristina había digitado quién subía al escenario y quién no. Toda una gran mentira para debilitar a la coalición ganadora y hacer que se peleen entre ellos. Hasta tildaron de agresivo el discurso de Kicillof, cuando solo se limitó a hacer una certera descripción de la situación del país y, particularmente, de la provincia.
Otro de los puntos que utilizan los medios para desgastar y, a la vez, condicionar al Presidente electo, está relacionado a las primeras medidas que debería tomar el nuevo mandatario. Alfredo Leuco expresó en estos días que el próximo gobierno deberá “buscar el equilibrio” y planteó una supuesta dicotomía entre las medidas que el establishment considera “razonables” para no caer en default y no ser “castigados por los acreedores”; y las medidas necesarias para erradicar el hambre y bajar la pobreza. Según la visión de los economistas de la derecha y del periodismo “ultraM”, no habría compatibilidad entre ambos tipos de medidas porque erradicar el hambre, bajar la pobreza o combatir la desocupación, serían exigencias de lo que ellos llaman el “kirchnerismo extremo”. Según el periodista cordobés, el nuevo Presidente debería fluctuar y buscar el equilibrio entre las medidas “promercado” y lo que le pide el kirchnerismo.
Que Leuco y compañía no se preocupen. El futuro gobierno, por las declaraciones efectuadas y la seriedad que ya ha demostrado Alberto Fernández, va a abordar los todos los frentes necesarios para superar el desastre económico que el gobierno de Macri ha dejado luego de cuatro años de gobierno. Se van a atender las urgencias que no son “exigencias” del “kirchnerismo extremo”, sino una necesidad impostergable ante el triste panorama social que va a dejar el gobierno de Cambiemos. Pero también va a hacer frente al irresponsable endeudamiento externo y desactivar la inmoral bicicleta financiera montada por Macri, componente central de este programa económico que sumió en la pobreza al 40% de los argentinos y que hizo que se fuguen millones de dólares al exterior en vez de invertirse en el sistema productivo.
El periodismo militante macrista impuso durante años su propio “relato”, que no se corresponde con los hechos. Sería bueno que los Leuco, los Bonelli, los Majul, los Fantino, los Wiñazki, los Fernando Bravo y los Lanata, se refirieran al desastre que en todos los frentes provocó el gobierno de Cambiemos, al que defendieron y encubrieron durante estos cuatro años. Porque, sin dudas, estamos ante el peor gobierno desde que la democracia se instauró en 1983, y ellos no han esbozado ninguna crítica. Y no lo harán jamás. Porque forman parte, junto a este gobierno, un sector de la Justicia y algunas corporaciones muy poderosas, de un bloque de poder macabro de la derecha argentina, que constituye el poder real y cuyo único objetivo es defender sus intereses.
Por ello, la batalla que viene es muy dura. El gobierno nacional y popular de Alberto va a tener que enfrentarse a ese poder mafioso. Si en estos cuarenta días antes del traspaso del gobierno ya atacan al Presidente electo con elementos que no tienen ningún asidero en la realidad, como decir que “Alberto no ganó”, la supuesta división en el Frente de Todos o las contradicciones entre las medidas que debe tomar Alberto, no quiero imaginar lo que va a ser cuando ejerza realmente el gobierno. La derecha argentina, a través de sus medios adictos, no esperó a que el nuevo gobierno comience a andar y desde ahora comenzó su tarea. Porque, como ellos mismos dijeron alguna vez, hacen “periodismo de guerra”.
El campo popular debe estar más unido que nunca frente a este poder y estar muy atento al trabajo de desgaste del periodismo macrista. Y saber decodificar y descifrar los mensajes interesados y mentirosos de esta prensa canalla y sus operaciones políticas disfrazadas de noticias de actualidad. Como siempre digo, debemos militar la verdad. Y, ante la mentira organizada, debemos aguzar nuestro espíritu crítico que nos permita diferenciarla de la verdad.








Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 4138 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314520 - N° de Registro DNDA: en trámite